user_mobilelogo

Dentro de las formulaciones con las que trabajamos se incluyen las siguientes:

  • Polvos para espolvoreo: Polvo finamente dividido con baja concentración de ingrediente activo. Aplicación directa.
  • Granulados: La materia activa está soportada en inerte granulado. Puede ir en alta o baja concentración.
  • Polvos mojables: Alta concentración de materia activa acondicionada para su aplicación por preparación de caldo (dilución y dispersión en agua).
  • Líquidos para aplicación a ultra bajo volumen: Alto contenido en ingrediente activo para aplicación directa de muy pequeñas cantidades para grandes superficies.
  • Concentrados emulsionables: El ingrediente activo está disuelto en un solvente orgánico junto con coadyuvantes para obtener las propiedades físico-químicas deseadas. En el momento de la aplicación del producto se prepara un caldo resultado de la emulsión en agua de pequeñas dosis de formulado.
  • Concentrados solubles: Aplicación por simple dilución en agua.
  • Suspensiones concentradas o líquidos autosuspensibles: Se diluye el formulado en agua en el momento de su utilización.
  • Microemulsiones: Al contener la materia activa en un porcentaje muy bajo, se aplica directamente el producto formulado sin necesidad de dilución.
  • Polvo para tratamiento de semillas.